Prepara tu piel para el sol

Publicado el 28 Mar 2014 en estetica&beauty

sGo! esterica & beautySe acerca la Semana Santa, los días son más largos y las buenas temperaturas nos invitan a salir más. En vacaciones salimos al campo, hacemos excursiones o incluso vamos a la playa si el tiempo lo permite, y empezamos a exponernos al sol después de haber estado varios meses resguardados de él. El invierno acumula muchos factores que resecan nuestra piel, la humedad del aire disminuye con el frío, las estufas, chimeneas o la calefacción también reducen la humedad del ambiente y hacen que nuestra piel se resienta durante el invierno. Por eso, desde el gabinete de estética & beauty de sGo! Health & Spa Club, queremos que antes de ponerte al sol, prepares tu piel para evitar futuros problemas dermatológicos.

Lo primero es identificar qué tipo de piel tenemos, para saber mejor como tratarla, tened en cuenta que la piel es el reflejo de la salud de cada persona, y es muy importante saber qué productos y tratamientos son los mas adecuados para nosotros.

 

En sGo! os damos la oportunidad de identificar vuestro tipo de piel de una forma profesional.

Desde el día 7 hasta el 11 de Abril, tendremos en nuestro gabinete de estética un analizador de piel, con el que podréis averiguar cuál es vuestro tipo de piel para saber como tratarla de forma adecuada. Este servicio os lo ofrecemos de forma gratuita y podéis reservar vuestra cita en recepción, por teléfono o enviándonos un e-mail a info@sgocenter.com

 

¿Qué tipos de piel hay?

Podemos clasificar los tipos de piel en cuatro grupos, piel normal, seca, grasa y mixta. A continuación os damos algunas pistas para que podáis identificar cuál es vuestro tipo de piel y sepáis como tenéis que cuidarla 😉

 

Piel normal.

Este tipo de piel suele tener un color uniforme, es lisa, y con poros muy pequeños o cerrados, siempre luce hidratada y adquiere un bronceado rápido y uniforme. Pero los cambios naturales que experimenta nuestro cuerpo con el transcurso de los años y unos cuidados poco acertados pueden transformar nuestra piel y que se deteriore con el tiempo.

Para un buen cuidado es imprescindible limpiar la piel todos los días, y si usas maquillaje, más aún, es esencial eliminar el maquillaje antes de irse a dormir, puedes hacerlo con productos suaves, leche desmaquillante, jabón líquido y un tónico para calmar la piel y ayudar a contraer los poros. Aunque este tipo de piel es equilibrada y no necesita que la hidratemos de forma intensiva, hay que mantenerla preparada para agresiones externas como el sol o los cambios de temperatura, así que recomendamos usar cremas hidratantes con efecto mate que son eficientes y no generan grasa.

 

Piel seca.

La piel seca es más común en las personas mayores, es menos espesa, el rostro se ve apagado y sin elasticidad, y en ocasiones con zonas visiblemente irritadas, con lo cual necesita una hidratación intensiva. En invierno la sequedad se agudiza, pero hay que tener en cuenta que el verano influye de una forma notable en la deshidratación de la piel.

Nuestro primer consejo de cara al verano si tienes la piel seca es que utilices un buen protector solar especial para pieles secas que sea del factor 30 o superior, aplícalo una media hora antes de ponerte al sol y vuelve a ponerte cada dos horas aproximadamente. Si vas a la playa o la pisicina, lávate la cara después de cada baño porque las sales marinas y el cloro favorecen que el rostro se reseque.

A la hora de limpiar este tipo de piel hay que tener en cuenta varias cosas, es preferible que el agua esté tibia tirando a fría, los productos que se utilicen para la limpieza no deben llevar alcohol y tienen que ser suaves y calmantes. Las pieles secas son más propensas a las arrugas, así que no hay que descuidar la hidratación y es interesante usar cremas con retinol, ácido glicólico y vitaminas.

Tampoco debemos olvidar la alimentación, las frutas y las verduras nos ayudan luchar contra el envejecimiento recuperando agua y vitaminas, pero no olvidéis beber mucha agua, en verano más aún que en invierno, la hidratación interior también se verá reflejada en la piel.

 

Piel grasa.

El brillo es la característica que destaca en este tipo de pieles, pero también son característicos los poros dilatados y el exceso de sebo. Pero no todo va a se malo… este tipo de piel envejece más lentamente.

Seguro que habréis oído que el sol y los productos con alcohol ayudan a “secar” la piel, y es cierto, pero provocan un efecto rebote de limpieza excesiva, es decir que la piel acaba produciendo más grasa para compensar la agresión.

Para la limpieza de pieles grasas lo más indicado es el agua fría y un jabón suave, no olvidemos que el agua caliente irrita las zonas sensibles. Las pieles grasas tienden a tener acné, si es así, las cremas que contengan azufre o ácido salicílico ayudan a destapar y desobstruir los poros, además una o dos exfoliaciones semanales darán a la piel un aspecto renovado. También recomendamos una limpieza facial profesional cada dos o tres meses.

Cuidado con lo maquillajes, que sean libres de aceites y como ya venimos recomendando anteriormente, no es bueno dormir sin haber limpiado el rostro primero, hay que tener en cuenta que por la noche la piel produce células y se recupera.

 

Piel mixta.

La piel mixta se caracteriza por tener zonas grasas y zonas secas, lo más común es que la zona grasa sea la que conocemos como Zona T, barbilla, nariz y frente, y las zonas mas secas, las mejillas y la zona de debajo de los ojos.

Encontrar un tratamiento adecuado para pieles mixtas es complicado, pero por suerte existen productos muy interesantes para este tipo de piel en el mercado. Las altas temperaturas del verano, la exposición al sol o el cloro de las piscinas, deterioran la piel notablemente y agravan los problemas que pueda tener, y en la mayoría de los casos se comete el error de utilizar la misma crema que para pieles secas o grasas, lo que provoca irritaciones y sensibilidad en la piel.

Es importante utilizar un producto especial para pieles mixtas y no abusar de la limpieza con exfoliantes o jabones agresivos porque podría alterar el cutis, eso si, lo ideal es que la limpieza se haga dos veces diarias con agua tibia o fría, olvida el agua caliente porque produce sebo en la Zona T, y las partes secas quedarán más tirantes aun.

Para la exposición al sol es importante que el protector solar que se aplique sea libre de aceite, y recuerda que hay que ponerlo media hora antes de ponerse al sol 😉

 

Estos sólo son algunos consejos. Os invitamos a que reservéis cita para analizar vuestra piel antes de las vacaciones, os daremos consejos personalizados y os recomendaremos los productos más adecuados, así estaréis preparados para poneros al sol sabiendo qué cuidados son los mejores para vosotros.