Consejos para no engordar en Navidad ;)

Publicado el 20 Dic 2013 en Lunch & Coffee, Nutrición

Seguro que estos días habéis escuchando villancicos en alguna parte (es inevitable en estas fechas) y seguramente ni os habréis percatado de la cantidad de referencias a la comida que se dan en la mayoría de estas canciones navideñas populares. “María, María, ven acá corriendo, que el chocolatillo se lo están comiendo…” o las “sopitas con vino” que le traen los reyes al niños Jesús en el villancico  Ya viene la vieja; éstos son dos ejemplos, pero hay muchos más, fíjate cuando los oigas… ¡Están hechos para incitarnos a comer! 😉

Por todos es sabido que las navidades son sinónimo de excesos con la comida, bien sea por la cantidad o porque solemos usar alimentos muy calóricos para la elaboración de los menús navideños. El resultado, en muchos casos, es conocido por todos; un aumento de peso, y lo que es aún peor, una drástica dieta tras las fiestas para poder perder los kilos de más derivados de estos excesos.

Comer en NavidadPor eso, hemos decidido que el último post del 2013 en el blog de sGo! Health & Spa Club sirva para poder disfrutar de estas comidas navideñas sin temor a engordar ni un solo gramo de más (¡o muy pocos!) Todo ello con la ayuda de la responsable de cocina de nuestro Lunch & Coffee y nutricionista, Aldara Fernández.

¿Es posible disfrutar de estas fiestas sin renunciar a las comidas y cenas tradicionales?

 

La clave es vigilar la cantidad y saber compensar los excesos de estos días festivos. Se pueden saborear y disfrutar numerosos alimentos en cantidades moderadas sin que esto interfiera de forma significativa en la salud.

Los menús navideños tradicionales se caracterizan por su abundancia y un alto contenido en grasas y azúcares, lo cual provoca un aumento de las calorías ingeridas, y en consecuencia, una subida de peso. A continuación os dejamos algunas pautas para ganarle esta batalla a la Navidad:

– Se puede comer mucha variedad, pero sin darse el atracón. Servir la comida en platos pequeños te ayudará a controlar las raciones, ya que los grandes ‘te invitan’ a servirte más cantidad. Recuerda también comer con tranquilidad y sobre todo masticar bien, ayudarás a tu estómago a no tener que realizar un esfuerzo extra. Otra norma fundamental es ‘no repetir ningún plato por inofensivo que parezca’: seguro que hay mucha comida en la mesa, no te cebes ese plato que tanto de gusta.

– En Navidad, es habitual variar los horarios de las comidas. Por eso, puedes confundir la sensación de hambre con la de sed. Es importante beber mucho líquido (agua e infusiones), para no comer más de lo debido. Eso si, modera el consumo de alcohol, reservándolo para los brindis.

Evita el exceso de grasas de origen animal, bollería y lácteos (tomar lácteos desnatados), así como salsas, mayonesas, nata, mantequilla y margarinas. En las carnes intentar elegir los cortes magros, eliminando la grasa visible y la piel de las aves, y si es posible, sustituir alguna porción de carne por una de pescado. Además, en la medida de lo posible añade al menú alimentos con ricos en fibra (verduras, frutas, cereales integrales, legumbres…)

Limita el consumo de azúcares refinados (mazapanes, turrones, polvorones, frutas en almíbar, helados, bollos, galletas, caramelos, pasteles, tartas, etc) Por supuesto no os pedimos que renunciéis a los dulces, nuestra recomendación es sustituirlos en la medida de lo posible por chocolate negro de un alto porcentaje de pureza; es rico en antioxidantes y bajo en materia grasa 😉

No te pases con el marisco. Aunque es un alimento muy poco calórico y rico en proteínas de alta calidad biológica, y gran cantidad de hierro, potasio y sodio, las cabezas también acumula gran cantidad de colesterol sino que también acumulan ácido bórico. ¡Evita consumir esta parte!

Cocina de modo saludable, usando técnicas culinarias que aporten poca grasa (cocción al vapor, hervido o cocido, el horno-asado, el microondas, la plancha/barbacoa, y el papillote) con una cantidad limitada de aceite (de oliva virgen extra). Utiliza también la sal con mesura, puedes utilizar especias aromáticas como alternativa saludable.

 

¿Cómo puedo elaborar un menú equilibrado?

 

A la hora elegir el menú, en lugar de los entrantes tradicionales, que suelen suponer un aporte energético importante, puedes preparar otros más ligeros a base de hortalizas y verduras, mariscos, pescados o carnes magras (pollo, pavo, ternera, conejo, perdices, etc). Como primer plato, opta por las verduras típicas de esta época navideña, como la lombarda o el cardo, ensaladas e incluso sopas, consomés o cremas desgrasadas en frío. En la selección del segundo plato, decántate por los pescados como perfectos sustitutivos de las carnes rojas, que son más calóricas y grasas. En el caso de optar por las carnes, elige aquellas con poca grasa, como el pollo, el pavo, la pularda, conejo, perdiz o codorniz, que son carnes más saludables. A la hora del postre, intenta elaborar algo de repostería casera, es siempre más saludable y no contiene grasas trans, que son muy peligrosas para la salud.

Esperamos que este post te haya sido de utilidad. Os dejamos como regalo de Navidad unas recetas saludables para que podáis preparar en casa vuestros menús para éstas fiestas: Recetas Navidad sGo!

¡No olvides que  ejercicio físico puede ser tu aliado estas Navidades para controlar el aumento de peso! (Consulta AQUÍ los horarios de apertura de sGo! Health & Spa Club)

¡Felices Fiestas!