5 consejos para iniciar tu plan de entrenamiento

Publicado el 21 Sep 2016 en Fitness, General, Personal Wellness, Stretching

Entrenamiento fitness

Septiembre es el mes de la vuelta a la normalidad, de retomar el “orden” en nuestras vidas… y también es el mes de “me apunto al gimnasio” para contrarrestar los excesos del verano. Nos encanta que toméis esa decisión, sobre todo si vuestro lugar de entrenamiento es sGo! 😉 Pero si lleváis tiempo sin hacer ejercicio físico hay que tomárselo con calma, a continuación, Alberto, nuestro monitor de sala más experimentado nos da unos consejos para las primeras semanas de entrenamiento.

1.    Imprescindible: calentar y estirar

Aunque pueda parecer irrelevante, es muy necesario realizar un calentamiento previo al entrenamiento y acompañarlo de los estiramientos adecuados a las zonas que se vayan a trabajar.

Se trata de preparar y adaptar la musculatura para realizar un ejercicio físico más intenso del habitual, y así evitar posibles lesiones. El calentamiento aumenta la oxigenación de los músculos y aumenta el rendimiento y la fuerza muscular.

2.    Concentración: no te distraigas cuando hagas los ejercicios

Es importante concentrarse en lo que estamos haciendo para realizar los ejercicios correctamente. Siempre es preferible hacerlos de una forma pausada y estando atent@ a los músculos que están trabajando en ese momento,  así conseguimos potenciar cada ejercicio o serie que hacemos.

3.    Hidratación y descansos

El ejercicio hace que carguemos tanto la musculatura como las articulaciones, por eso es tan importante hacer descansos cada cierto tiempo, así evitaremos estrés muscular y calambres  entre otras cosas. Tu monitor o entrenador debe indicarte los momentos más adecuados para descansar según tu plan de entrenamiento y tu preparación física.

Igual de importante es hidratarse antes, durante y después del entrenamiento. El agua regula la temperatura de nuestro cuerpo y “engrasa” las articulaciones, además, es un conductor de nutrientes lo que nos proporcionará mayor energía. Hidratándonos correctamente evitaremos fatigarnos, sufrir calambres o mareos.

4.    3 días a la semana como mínimo

Ya te explicábamos en el punto anterior la importancia del descanso cuando realizamos deporte o actividades físicas. Cuando decidimos empezar a entrenar después de un tiempo, queremos ir a por todas para ponernos en forma, pero tampoco tenemos que volvernos locos 😉 3 ó 4 días de entrenamiento a la semana es una buena medida para empezar y ver resultados a medio-largo plazo.

5.    Sé paciente y tómatelo con calma

No te desesperes si no ves resultados en un periodo corto de tiempo. La causa más común de abandono es la impaciencia… conseguir una buena forma física de una forma saludable, adecuada y sin riesgos es como una carrera de fondo. Así que confía en tus posibilidades, se constante y ten paciencia.